cuando Pol·len me sugirió editar este

poemario de hortelano sobre papel de hierba

Graspapier

a los versos se le cayeron las mayúsculas y las

frases extraviaron la puntuación

a poco que le llueva encima, pensé, las

minúsculas que quieran sobresalir ya crecerán

y los puntos y comas que quieran abandonar el

barbecho

 

también

 

 el huerto

nos cultiva

nos cautiva

 

nota de autor

Quienes dediquen un par de horas a la lectura de este poemario mínimo encontrarán el uso indistinto de la palabra huerto o huerta para referenciar al mismo espacio cultivable. Pensé en unificar todas sus presencias en un único término y en ese caso me hubiera inclinado por el femenino huerta pues, aunque coloquialmente uso la palabra huerto, está claro que hablamos de un elemento que sigue ciclos naturales, que es útero y que es parto.

Finalmente me incliné por la musicalidad de cada verso.

Invisible como el vibrar de las libélulas

 

prólogo

 

Mi bisabuela Sara nació en la pedanía de Fiol, cerca de Santa Coloma de Queralt, donde vivió con mi bisabuelo. Por algún empoderamiento, desde entonces todos los varones estamos desposeídos de nombre propio y pasamos a ser ‘Saros’.

El primer Saro nació en Conesa, un pueblo con unos 100 habitantes. Sin tierras para él, emigró hasta Santa Coloma, un mediterráneo de 12 km en lo que entonces fue una aventura colosal. En sendas nuevas migraciones, los dos Saros del matrimonio, tentados por los tentáculos de la ciudad, dejaron el pueblo. Su gran travesía sin naufragio, fueron 90 km. En Barcelona ya nació mi padre y después yo, el Saro Petit. Ambos, ligados fuertemente al pueblo por una suerte de viajes estacionales, como las golondrinas, hemos pasado allí los calurosos veranos de la Baixa Segarra.

Los versos aquí recogidos proceden de un nuevo éxodo, de Barcelona a Bellmunt de Segarra, a 8 km de Santa Coloma y con menos de 20 habitantes. Una masía y una huerta cierran un círculo.

 

Un desacato ideológico en tiempos de globalización.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.