Markaz Tulkarem, el retorno del equipo refugiado

“Yo soy de los que creen que el fútbol puede ser eso (negocio), pero también mucho más que eso, como fiesta de los ojos que lo miran y como alegría del cuerpo que lo juega”.

Eduardo Galeano

El fútbol siempre ha cumplido la función de convertir una tarde tediosa en un acontecimiento y, en el caso de Palestina, el fútbol es una manera de vivir resistiendo en lo más básico. Jugar al fútbol con una pelota y una portería hecha con piedras ofrece a la juventud palestina un paréntesis en sus difíciles condiciones de vida, emular a sus ídolos de la televisión les transporta a un sueño, el sueño de cualquier muchacho frente a la pesadilla cotidiana de los gases y de las balas.

Viajamos a Palestina en noviembre de 2017 y mayo de 2018 –coincidiendo con el inicio y el final de la temporada– para realizar el seguimiento de la vida de un equipo de fútbol, el Markaz Tulkarem, en pleno desarrollo de la liga en Cisjordania. Su trabajo en las competiciones, sus desplazamientos, la pasión de su afición, etc.

Con una base principalmente periodística y fotográfica, queremos contar estas historias cotidianas y los testimonios en el contexto del fútbol palestino, aunando la imagen y la palabra en un producto multiplataforma.

 

EL EQUIPO

Tulkarem es una localidad situada al norte de Cisjordania, en Palestina. En esta ciudad existen dos equipos en Primera División: el propio de la ciudad (Thagafi Tulkarem) y el del campo de refugiados del mismo nombre (Markaz Shabab Tulkarem), reflejo de la realidad social común a muchas ciudades palestinas.

El club Markaz Tulkarem es el centro social, cultural y deportivo del campo de refugiados de Tulkarem. Fundado en 1956, mantiene cuatro equipos en categorías inferiores además del profesional. Durante los 60, 70 y 80 fue uno de los equipos más populares de Cisjordania. Su apodo es Azeem (maestro) y también les llaman “la Brasil palestina” porque visten de amarillo. A pesar de que varios equipos de campos de refugiados se llaman Markaz, al Tulkarem es al único que se le conoce con este nombre debido a su importancia histórica. La afición del Markaz no se limita a la población del campo de refugiados sino que está por todo Tulkarem y alrededores.

 

Joseba Zabalza (Pamplona-Iruñea 1966) y Helena Bengoetxea (Pamplona-Iruñea 1967):
Joseba Zabalza y Helena Bengoetxea son las personas que impulsan éste proyecto. Joseba Zabalza es fotógrafo  independiente. En la actualidad combina el trabajo periodístico diario con proyectos documentales personales que le han llevado a recorrer diferentes partes del mundo, y también para diversas ONGs y fundaciones. Ha publicado reportajes en diversos medios y agencias de comunicación, como Agencia LOF, Diario de Noticias, Zazpika, Argia, 7 Haizetara, Agencia AM/comunicación, El Mundo, o El Dominical, entre otras. También ha realizado fotografía publicitaria para diversas empresas. Ha editado parte de su trabajo fotográfico en libros como “Los pescadores del lago Suchitlán” (2008), “Historias de Fuerza y Soledad” (2008), “Té amargo” (Pol·len edicions, 2012), o “Nombres para recordar-Gogoan hartzeko Izenak” (2017). Helena Bengoetxea es realizadora, diseñadora editorial y periodista. Ha trabajado para numerosos colectivos y entidades sociales (OCSI, EHNE Bizkaia, Paz con Dignidad, REAS, Saray, etc.) realizando proyectos audiovisuales de diversas temáticas como feminismo, memoria histórica, cooperación, solidaridad internacionalista o educación para el desarrollo, entre otras.

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada

scroll to top