cobertamuchagentepequenha02 copia
Preu:
11
Gustavo Duch

Dice Eduardo Galeano, después de leer Mucha gente pequeña:

 

Desde hace mucho tiempo, leo y disfruto todo lo que Gustavo publica. Tiene el encanto de los libros escritos para niños, pero con una diferencia fundamental: sus palabras no ayudan a dormir, pero sí que ayudan a despertar.”

 

Y el campesino Jeromo Aguado, lo presenta así:

 

Se sabía que entre vegas, páramos, altiplanos, sabanas y selvas, había muchas mujeres y hombres apegados a la tierra; donde, en el más absoluto silencio, creaban y recreaban la palabra mundo, un espacio abierto donde cabían todas y todos.
Se sabía que entre tanta amalgama de paisajes y paisanajes se escondían auténticas maravillas construyendo lo común, como el hacer agricultura con la sabiduría de las ancianas para alimentar a la gente.
Se sabía que dabas un paso y aparecía una hacedora y un hacedor, que seguías dando pasos y nuevas hacedoras y hacedores seguían apareciendo, haciendo realidad los sueños y construyendo nuevas utopías que permitían vidas cargadas de dignidad.
Y también se sabía que en los tiempos modernos y postmodernos, con toda la tecnología para comunicarnos en décimas de segundo, nunca encontraron espacio alguno las historias construidas por la gente de a pie.
Pero entre la MUCHA GENTE PEQUEÑA, también nos encontramos con personas que, como Gustavo Duch, construyen con las palabras escuchadas a muchas gentes,
preciosos relatos para visibilizar la sencillez. Como la sabiduría de la tierra.

 

La guerra esperada, un relato de Gustavo Duch con ilustraciones de Sara Plaza from El Tinter on Vimeo.

 

Con éste escrito del campesino Jeromo Aguado, presentamos una recopilación de relatos de  Gustavo Duch.

 

Ya puedes consultar la crónica fotográfica y audiovisual de la presentación en Barcelona, del pasado día 28 de junio de 2013. Y la explicación del proceso de ecodisseño del libro.